Таблетки для похудения эффективные. Эффективные зеленые таблетки для похудения. Таблетки для похудения отзывы цена. Сердечная недостаточность симптомы. Бывает ли острое сердечное недостаточность. Острая сердечная недостаточность причины. Народное лечение гипертонии. Лучшие методы лечения гипертонии. Артериальная гипертония лечение. Методы лечения алкогольной зависимости. Лечение алкогольной зависимости в домашних условиях. Быстрое лечение алкогольной зависимости отзывы. Мужское бесплодие причины. Важные бесплодие причины лечение. Психологические причины бесплодия. Ринопластика до и после. Сколько стоит ринопластика в россии. Рнопластика кончика носа. Сделать пластическую операцию. Где сделать пластическая операция лица. Сколько стоит пластическая операция. Лечение артериальной гипертензии. Артериальная гипертензия рекомендации от доктора. Артериальная гипертензия степени риска.

Destruiré la sabiduría de los sabios

Por Prof. Rubén Berra

Escrito está: “Destruiré la sabiduría de los sabios, y desecharé el entendimiento de los entendidos. ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría de este mundo?” (1 Corintios 1:19-20)

El término “Creacionista o Creacionismo” ha sido mal usado e interpretado erróneamente, por lo que queremos definir el concepto “Creacionista” que caracteriza a nuestro ministerio. Esto lo hacemos pues hay una confusión muy grande pensando o definiendo al Creacionismo como una herramienta científica apologética.

Llanamente, calificarse como “Creacionista” es creer en la Escritura como palabra dictada, revelada, e inspirada por Dios, empezando por el primer versículo del primer capítulo, del primer libro de la Biblia, el Génesis “En el principio creó Dios…”

Creacionismo es creer en la Creación en 6 días de 24 hrs; en una historia, La Historia desde la Creación a la fecha en un período de aproximadamente 5700 años, no en miles de millones. Creer significa aceptar razonablemente algo como tal por los hechos observados y soportados por la evidencia que existe, como la Ley de la Vida propuesta por Pasteur: “Solamente vida puede crear vida” (que destruye al materialismo y evolucionismo); o creer que existe un diseño en todo lo hecho, pues no es razonable pensar que las máquinas se hicieron solas, o que los aviones vuelan por accidente, mucho menos que el hombre y todo organismo viviente son producto de una serie de accidentes al azar.

El verdadero creacionista, como un verdadero cristiano, no necesita estar buscando el Arca de Noé, o el cuerpo de Moisés, el Arca de la Alianza, o el madero donde Cristo fue crucificado, o ser cazador de dinosaurios para creer en ellos. Si es así, tendrá que esperarse a que le pongan la marca 666 para creer que está en los tiempos de la Gran Tribulación, o llegar al infierno para entender que si existe.
“Para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios” (1 Corintios 2:5) ( “Solo por la Fe” otra de las “Cinco Solas” de Martín Lutero).

Nos gozamos en las evidencias y descubrimientos científicos porque vemos que en la Biblia estaban escritos miles de años antes. Desechamos las suposiciones y farsas científicas pues no las menciona la Biblia ni hay evidencia de ello, como la evolución desde un elemento atómico hasta el hombre, pasando por peces y simios. Un concepto totalmente ilógico y anticientífico (Ver el video de referencia “La creación por el Bigbang”, en la sección de Galerías  en el sitio).
Derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”. 2 Corintios 10:5

En nuestra constitución, nos hemos definido claramente como un ministerio apologético, comprometido a llevar el mensaje de la promesa de Salvación eterna comenzando desde el primer versículo del libro del Génesis. Nunca hemos pensado el usar la evidencia científica (que es mucha a nuestro favor), para traer la Salvación a las personas, sustituyendo la obra del poder del Espíritu Santo, o para afirmar la “fe” en los supuestos creyentes.

Queremos dejar claro que los problemas actuales de muchas congregaciones y muchos miembros de la Iglesia, se deben a que siguen buscando señales y bien está escrito:

Entonces Jesús le dijo: Si no viereis señales y prodigios, no creeréis”. Juan 4:48

Esto es consecuencia del desprecio, rechazo, o ignorancia sobre las Escrituras empezando con el Génesis, negando así, la veracidad de las mismas y haciendo, por ende, mentiroso a Dios, Cristo, y al Espíritu Santo. ¿Se puede ser cristiano sin creer en las Escrituras? ¿Se necesitan pruebas para aceptar las Sagradas Escrituras?

Quizás aquellos que se consideran creyentes pero que se inquietan espiritualmente, dudando de las Escrituras por lo que leyeron en el Código Da Vinci, o porque oyeron que van a repetir lo que sucedió en el Bigbang (ver el video de referencia sobre ¨El acelerador de protones y la Partícula de Dios” en la sección de Galerías en el sitio), o porque leyeron que descubrieron un Lemur, animal trepador, pequeño y coludo, supuestamente de donde venimos los humanos ¡ESOS son los que están buscando pruebas! (Ver en la ección AIC del sitio el Editorial de febrero, 2010).

Nosotros estamos parados en la ROCA, en la Palabra, y secularmente presentamos nuestra cosmovisión (ver artículo sobre cosmovisión en la sección de Escudriñando las Escrituras) a estudiantes, maestros, evolucionistas, y a todo aquél que demande respuesta de nuestra fe y esperanza (1 Pedro 3:15) sobre las evidencias científicas y como son respaldadas por las Escrituras. A la Iglesia, la exhortamos a no caer en engaños exponiendo la veracidad de las Escrituras.
“Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo”. Colosenses 2:8

Desgraciadamente muchas personas que van a la iglesia y que se dicen creyentes de Dios y seguidores de Cristo, y mismos pastores, han ignorado totalmente que la Biblia es la MISMA PALABRA DE DIOS, pues, entre otras referencias:

1.    Dios dictó a Moisés el Libro de la ley (“Pentateuco”).
2.    El Señor habló a los jueces y profetas.
3.    El Señor se reveló a David y dio la Sabiduría a Salomón.
4.    El Nuevo Testamento fue escrito por testigos de Cristo.
5.    Las Epístolas escritas por inspiración Divina.
6.    El Apocalipsis dictado por Jesucristo a Juan.

1 Corintios 1:19,20 fue escrito hace aproximadamente 1900 años, pero bien se aplica a este siglo. La Biblia, Historia del Universo y la Humanidad, tiene de existencia (oral y escrita) aproximadamente unos 5800 años. Simplemente el libro del Génesis abarca aproximadamente, del 4000 (3761) al 1600 antes de Cristo, esto es del 0 al 2400 en el calendario Hebreo. El libro del Éxodo, que confirma la civilización Egipcia, descendientes de Mizraim, hijo de Cam, hijo de Noé (Génesis 10:1-6), nos habla de hechos que se sucedieron entre los 1400 a 1200 A.C. en tiempos de la construcción de las ciudades de Pitón y Ramsés, en el tiempo de Ramsés II. (Leer artículo sobre “Genealogías Egipcias…” en el archivo “sociología y ética”, en la sección de Preguntas & Respuestas de nuestro sitio)

Ésta historia, desde la Creación del Universo, NO HA CAMBIADO NADA de lo escrito del pasado, el presente, y… ¡el futuro!! Y lo más importante es que día a día, la Biblia confirma TODO.

Desde los descubrimientos científicos, los sucesos políticos del mundo, la depravación social  (Drogas, homosexualismo, pornografía, aborto, eugenesia, eutanasia), las guerras, la bancarrota financiera mundial, los temblores de Tierra, las catástrofes climatológicas, y del próximo y cercano gobierno del Nuevo Orden Mundial (Anticristo) que controlará la tierra por un corto período de tiempo, culminando con la guerra del Armagedón, donde los enemigos de Dios y Su Pueblo, serán totalmente derrotados, podemos decir: “Escrito está” ¡Todo se ha cumplido y se cumplirá!

Por otra parte, la historia de los orígenes del universo y la humanidad según la sabiduría humana, con su big bang y su evolución sin principio ni fundamento, constantemente cambia, contradiciéndose continuamente (Ver el video de referencia “La creación por el Bigbang”).

Podemos concluir entonces, que hasta la fecha, “No hay sabiduría ni inteligencia, ni consejo, contra Dios” (Proverbios 21:30)

Esto es muy importante, pues para cualquiera que se diga creyente de Dios y Su Palabra, conocedor de la Biblia, Cristiano, o teólogo, y crea en miles de millones de años, brecha, evolución, creación progresiva, evolución teísta y tantas y tontas otras cosas, está haciendo mentiroso a Dios, a Cristo, y al Espíritu Santo (Ver artículos al respecto en la sección de Artículos, archivo de Teología-apologética. También en la sección de Ecos científicos, archivo Educación, artículo “La controversia creacionista vs la evolución”. Y en la sección de Galerías, en “radio Academia” el programa 1 y el 5).

Dios dictó la Torá, la Ley, la enseñanza (Leherot), esto es, los cinco primeros libros conocidos como el Pentateuco: Bereshit (“En el principio” o Génesis), Shemot ( “Nombres” o Éxodo), Vaykrá (“Lo que es de los levitas” o Levítico), Bamidbar (“En el desierto” o Números), y Debarím (“Las palabras” o Deuteronomio), y fue Moisés quién la escribió. Algunos estudiosos mencionan que el Génesis fue escrito por Moisés basándose en la tradición oral (Ver Comentarios en el Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado, Ed. CLIE). No obstante, su veracidad es confirmada a través de toda la palabra, como vamos a ver posteriormente.

Esta Ley enseña la profunda relación entre el Creador y lo más importante de Su creación, el Hombre, a través del establecimiento de moralidad, valores absolutos, y espiritualidad. Génesis encierra los fundamentos de nuestra creencia, por eso el Salmo 11:3 “Si fueren destruidos los fundamentos,
¿Qué ha de hacer el justo?”. Por eso el humanismo con todos sus disfraces como el evolucionismo, materialismo, panteísmo, nueva era, etc. se ha enfocado en atacar directamente lo escrito en el Génesis tratando de destruir el relato de la Creación, el matrimonio, el pecado, el Diluvio, etc.

La Biblia, y que lo enfatizamos en nuestro contexto creacionista, es un libro autoritativo (no autoritario), que no permite su discusión, adición, modificación, o interpretación personal. Es la Palabra de Dios, y escrito está:

“¿Pues qué, si algunos de ellos han sido incrédulos? ¿Su incredulidad habrá hecho nula la fidelidad de Dios? De ninguna manera; antes bien sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso. Como está escrito: Para que seas justificado en tus palabras, Y venzas cuando fueres juzgado”. (Romanos 3:3,4) (( “Solo por la Gracia”,  una de las “Cinco Solas” de Martín Lutero)

¿Cómo es posible que alguien que se dice cristiano o creyente de Dios y la Biblia pueda dudar de su veracidad, como la creación en 6 días literales y una tierra joven de aproximadamente 5800 años (Ver Sección “Ecos científicos”, archivo “Historia”, artículo “Enciclopedia Británica…”); o inventar civilizaciones pre-adámicas “inventando” dos diferentes creaciones (Ver artículo al respecto en la sección de Artículos, archivo “teología-apologética” en nuestro sitio), sin pensar ni temer que vendrá a juicio?

Los sistemas de escritura se desarrollaron tanto en Mesopotamia como en Egipto antes del tiempo de Abraham (1900). En los días de Moisés se tenía un gran desarrollo y refinamiento en la escritura, como lo muestra también la literatura ugarítica de Siria, contemporánea a la hebrea.

Los cinco libros de Moisés (Ley o Pentateuco) se completaron en su forma sustancial presente aproximadamente en el tiempo del rey David (1000 A.C.). Sin embargo, el proceso de revisar y editarlos fue un trabajo continuo y minucioso que terminó en los tiempos de Esdras (400 A.C) (Nehemías 8:1). Lógicamente, su revisión continúa siendo confirmada por los escritos y Escrituras antiguas descubiertas en los últimos años.

La Biblia, en especial el Pentateuco, es la autoridad y fundamento del paradigma judío, base de nuestra cosmovisión (ver artículo “El Hebreo, lenguaje espiritual” y “cosmovisión” en la sección de Escudriñando las Escrituras).

Fue en el Sinaí donde Dios dictó, Moisés escribió, y el pueblo se comprometió.
En Éxodo 24, escrito está:

24:3 Y Moisés vino y contó al pueblo todas las palabras del Señor, y todas las leyes; y todo el pueblo respondió a una voz, y dijo: Haremos todas las palabras que el Señor ha dicho.

24:4 Y Moisés escribió todas las palabras del Señor, y levantándose de mañana edificó un altar al pie del monte, y doce columnas, según las doce tribus de Israel.

En Deuteronomio 31 leemos:

31:24 Y cuando acabó Moisés de escribir las palabras de esta ley en un libro hasta concluirse, 
31:25 dio órdenes Moisés a los levitas que llevaban el arca del pacto del Señor, diciendo:


31:26 Tomad este libro de la ley, y ponedlo al lado del arca del pacto de Jehová vuestro Dios, y esté allí por testigo contra ti.


A quién, entonces, vamos a creer: ¿A la Historia consistente de la Creación y el desrrollollo de la humanidad dictada por Dios a Moisés? ¿O al conjunto de suposiciones evolutivas de la sabiduría humanista, por lo general absurdas, ilógicas, y contrarias a la evidencia científicas?
Escrito está: “Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo” (Col. 2:8).

¿Haremos también mentiroso a Cristo? Veamos:

En Lucas 24:44 y 45 escrito está:

Y les dijo (Cristo): Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos.24:45 Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras.
( “Solo por la Escritura”,  una de las “Cinco Solas” de Martín Lutero):

En Juan 5:37-40 escrito está:
También el Padre que me envió ha dado testimonio de mí. Nunca habéis oído su voz, ni habéis visto su aspecto, ni tenéis su palabra morando en vosotros; porque a quien él envió, vosotros no creéis.
Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; y no queréis venir a mí para que tengáis vida”.
(“Solo por Cristo”, una de las “Cinco Solas”de Martín Lutero).

Y en Juan 10:34,35
“Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois? Si llamó dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios (y la Escritura no puede ser quebrantada)…”

En Mateo hay varias referencias donde Cristo dice “Escrito está”: 4:4,7,10. En Marcos 10:3-9, Jesús se refiere claramente a lo que Dios mandó a Moisés.

Analicen ustedes los videos sobre lo que dicen científicos honestos acerca de la necesidad patente de un diseño inteligente en todo lo que observamos y estudia la ciencia, y compárenla con la series de “historietas hollywoodescas”, sin fundamento científico y llenas de imaginación (¿?) y maquillaje, del National Geographic o la de la BBC sobre la evolución del simio al hombre
(Ver la Sección de Galerías en película y videos).   Al final… ¡decida usted!

“Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; y sabiduría, no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que perecen” (1 Corintios 2:6).

CONCLUSIÓN

El ministerio del Creacionismo es la lucha para regresar a la autoridad de la Palabra desde el primer versículo, del primer capítulo, del primer libro de la Biblia, y concientizar al creyente de las consecuencias de no hacerlo:  Si no crees en el Principio, dudarás del final.

Así mismo, la Escritura es la herramienta para evangelizar en el campo de la educación secular, presentando la única verdad: Cristo.

“Los cielos cuentan la gloria de Dios,Y el firmamento anuncia la obra de sus manos”.

( “Solo a Dios sea la gloria”,  una de las “Cinco Solas” de Martín Lutero):