Súper bichos: Después de todo, no son tan ‘súper’
Los gérmenes resistentes a las drogas en los hospitales no muestran que Darwin tenía la razón
.


Por Carl Wieland

Publicado inicialmente en:
Creation Ex Nihilo 20(1):10-13
Diciembre 1997-Febrero 1998

Después de 12 años de trabajar como médico, de repente me encontré como un ávido consumidor de la medicina, en vez de proveedor. Al estar en un accidente de carretera serio en 1986, pasé muchos meses en el hospital, incluyendo semanas en cuidados intensivos.

Mientras estaba en cuidados intensivos, me infecté con una de las variedades de los así llamados súper gérmenes, que son el dolor de cabeza de los hospitales modernos. Éstos son un tipo de bacterias resistentes a casi todas (y en algunos casos a todas) las clases de antibióticos que el hombre conoce.

Varias personas que estaban conmigo en esa unidad murieron como resultado de una infección por el mismo tipo de bacterias. Los gérmenes doblegaron sus sistemas inmunológicos e invadieron sus corrientes sanguíneas, sin ser tocadas por los antibióticos más caros y sofisticados que había disponibles.

Este problema de los súper gérmenes1 es una preocupación seria en los países occidentales. Ataca precisamente los hospitales que tienen la tecnología más alta, y tratan con las enfermedades más delicadas. La solución no está en aplicar más desinfectante. De hecho, algunas clases de gérmenes se han encontrado prosperando en ¡botellas de desinfectante de hospital! Entre más ‘armas’ químicas anti-bacteriales se usan, más bacterias se hacen resistentes a ellas.

La realidad de la creciente resistencia bacterial parece ser a primera vista un ejemplo obvio de evolución hacia delante y hacia arriba. Pero los hechos, cuando se examinan cuidadosamente, muestran lo contrario.

Selección natural, mas no evolución

La evolución básicamente es la creencia en que todo se hizo a sí mismo–que procesos naturales (durante millones de años, sin la participación milagrosa y divina de inteligencia) han creado una variedad de criaturas cada vez más complejas. Según la evolución, hubo un tiempo cuando ninguna de las criaturas en el mundo tenía pulmones. Esto significa que no había información genética para los pulmones en el 'diseño' de la molécula del ADN–en ninguna parte. Un tiempo después, la 'información para los pulmones' surgió y se agregó al mundo, pero todavía no existía la ‘información para plumas’–éstas evolucionaron después.

En otras palabras, por cada rasgo que surge por evolución, se necesita que haya información genética nueva que se agregue a la información total en la biosfera (eso es, toda la información en todas las criaturas de la tierra). Algunos rasgos pueden perderse subsecuentemente, por supuesto, así que no siempre habrá una ganancia, pero si los microbios se convirtieron en cotorras, árboles de maple y músicos, debió haberse dado un incremento masivo la información. Esto no es simplemente cualquier revoltijo de secuencias químicas, sino información significativa, puesto que codifica estructuras complejas que tienen funciones con propósito.

Así que si se puede demostrar que la información y la complejidad funcional nuevas, surgen por sí solas donde previamente no había ninguna. Eso le daría algo de credibilidad a la idea de la evolución de moléculas-a-hombre, aunque no probaría estrictamente que ha ocurrido.

Sin embargo, se puede mostrar que en cada situación donde unas poblaciones de seres vivos cambian, lo hacen sin incremento (y a menudo disminución) de información. De esa manera, es completamente ilegítimo que cualquiera diga que tales cambios muestran a la 'evolución en acción'.

Miremos lo que se sabe acerca de cómo los súper bichos se volvieron resistentes, y preguntemos– ¿surgieron nuevas estructuras o funciones en el proceso (que es otra forma de preguntar si hubo alguna evidencia de evolución)?

Hay un número de formas diferentes en las que los gérmenes se volvieron resistentes a estos venenos. Un 'súper bicho' es, por definición, resistente a muchos antibióticos diferentes. Pudo haberse vuelto resistente al antibiótico A en una manera, al antibiótico B en una manera completamente diferente, y al antibiótico C en aún otra manera. Así que si miramos todas las formas que se conocen para que surja una resistencia en una población de gérmenes, veremos si alguna de ellas va cuesta arriba, eso es, por procesos que añadan información.

1. Algunos gérmenes ya tenían la resistencia.

Si de un millón de bacterias, cinco ya tenían un rasgo que las hacía resistentes (no importa cómo surgió) a, digamos, la penicilina, entonces al atacarlas con penicilina morirán todas excepto las cinco. Ahora, las defensas naturales del cuerpo a menudo van 'limpiar' una población tan pequeña antes de que pueda multiplicarse y causar daño, entonces la resistencia no será un problema. Sin embargo, si eso no ocurre, entonces esos cinco gérmenes pueden multiplicarse, y sus descendientes serán resistentes. Así que en un corto lapso de tiempo, habrá millones de gérmenes resistentes a la penicilina. Note que:

1.    Por esta razón la resistencia múltiple a los principales antibióticos es más común en hospitales que tratan condiciones más delicadas–éstos son los que utilizan con frecuencia los antibióticos sofisticados y costosos de 'artillería pesada', así que esta clase de ‘selección natural’ ocurrirá más a menudo.


2.    En esta instancia, la información para resistir al antibiótico ya existía en la población bacterial–no surgió por sí misma, o en respuesta al antibiótico.




Que algunos gérmenes ya eran resistentes a antibióticos hechos por el hombre antes de que estos fueran inventados, es parte del conocimiento común de los microbiólogos. Muestras de suelo de aldeas donde los antibióticos modernos nunca se habían usado muestran que algunos de los gérmenes ya eran resistentes a drogas como la meticilina que nunca ha existido en la naturaleza. Unas bacterias revividas de los intestinos congelados de exploradores que murieron en expediciones polares llevaban la resistencia a varios antibióticos modernos, que no se habían inventado cuando los exploradores murieron. 2

2. Algunos gérmenes transfieren directamente su resistencia a otros.

En un proceso asombroso, lo más cercano a las relaciones sexuales en las bacterias, un germen inserta un diminuto tubo en otro, y un pequeño aro de ADN llamado 'plásmido' se transfiere de uno a otro. Esta clase de transferencia de genes, que obviamente puede pasar información para la resistencia a una droga, puede ocurrir incluso entre diferentes especies de bacterias.

Nuevamente note, que la información para la resistencia debe existir ya en la naturaleza antes de ser transferido. No existe evidencia de que surja algo totalmente nuevo y que no existía antes. Esto es transferencia de información, no creación de información.

Hasta ahora, hemos tratado con situaciones en las cuales la resistencia obviamente ya existía. Los evolucionistas dirían, por supuesto, que tal resistencia evolucionó originalmente en el pasado (lo cual no es observable). Sin embargo, si los cambios observados en el presente no nos muestran información nueva, ¿qué apoyo existe para la idea que esa información surgió en el pasado? El mecanismo que se propone para esta evolución en el pasado es la mutación invariable–un error en la copia, un cambio accidental en el código del ADN pasado a la descendencia. Y esto nos trae a la forma final en que las bacterias pueden hacerse resistentes.

3. Alguno gérmenes se hacen resistentes a través de una mutación.

Interesantemente, no hay una evidencia bien definida del surgimiento de información donde esto ocurre. Todas esas mutaciones parecen ser pérdidas de información, cambios degenerativos. Por ejemplo, la pérdida de un gen de control puede acentuar la resistencia a la penicilina.3

Algunos antibióticos necesitan llevarse al interior de la bacteria para que funcionen. Existen bombas químicas sofisticadas en las bacterias que pueden bombear activamente nutrientes desde el exterior a través de la pared celular al interior del germen. Los gérmenes que hacen esto, muy eficientemente, cuando están en la presencia de uno de estos antibióticos, van a bombear hacia su interior su propio destructor.

Sin embargo, ¿qué si una de estas bacterias hereda un gen defectuoso, por un error al copiarse el ADN (mutación) que interferirá con la eficiencia de este mecanismo de bombeo químico? Aunque esta bacteria no será tan buena para sobrevivir en condiciones normales, este defecto en realidad le da una ventaja de supervivencia en la presencia de venenos hechos por el hombre.4 Una vez más, vemos que la información se ha perdido/corrompido, no se ha ganado.

Súper enclenques

Precisamente debido a que las mutaciones que le dan surgimiento a la resistencia son de una u otra manera defectos, los así llamados súper gérmenes no son en realidad súper–son más bien bastante 'enclenques' comparados con sus primos cercanos. Cuando salí finalmente del hospital, seguía teniendo una variedad de súper gérmenes colonizando mi cuerpo. Nada había podido deshacerse de ellos, aún después de meses en el hospital. Sin embargo, me dijeron que tenía que irme a casa y ‘salir mucho al campo, ocasionalmente meterme incluso en el lodo, y esperar.' En menos de dos semanas después de este consejo, los súper gérmenes se habían ido. ¿Por qué? La razón es que los súper gérmenes son en realidad defectuosos en otros aspectos, como expliqué. Por lo tanto, cuando se ven forzados a competir con las bacterias ordinarias que normalmente proliferan en nuestra piel, no tiene éxito. Prosperan en el hospital porque todos los antibióticos y los antisépticos que usan allí mantienen el lugar libre de las bacterias ordinarias que normalmente las sacarían de competencia, y que de esa manera mantienen allí a estos 'súper enclenques'.5

Si son más 'débiles', ¿entonces por qué causan tanta muerte y miseria en los hospitales? Estas bacterias no son más agresivas que sus colegas, es sólo que los doctores tienen menos poder para detenerlas. También, aquellos ambientes que tienden a 'seleccionar' tales gérmenes resistentes, como las unidades de cuidados intensivos, son precisamente los lugares donde habrá personas gravemente heridas, débiles físicamente y a menudo con heridas abiertas.

Por eso es que más de un microbiólogo preocupado por estas súper infecciones ha pensado (con un poco de ironía) que lo mejor sería llenar los corredores de los principales hospitales con lodo cargado de gérmenes, en vez de seguir aplicando más y más químicos en una carrera sin fin contra las bacterias. En otras palabras, deje de usar antibióticos (lo que por supuesto es poco factible), y toda esta 'evolución' se auto reversará, a medida que las poblaciones bacteriales vuelvan a abundar en las variedades más robustas y menos resistentes.

Resumen y Conclusión

1.    Los súper gérmenes en realidad no son súper. Son en general menos fuertes, y menos aptas para sobrevivir fuera de las condiciones especiales en los hospitales.


2.    Hay muchas instancias en las que los gérmenes se vuelven resistentes por simple selección de resistencia que ya existía (incluyendo aquella 'importada’ de otras bacterias).


3.    Donde un defecto por mutación causa resistencia, la ventaja de supervivencia es casi siempre causada por una pérdida de información. En ningún caso existe evidencia de un cambio cuesta arriba que añada información.


4.    Los súper gérmenes no dan evidencia para sostener la afirmación que los seres vivos evolucionaron de lo simple a lo complejo, agregando información progresivamente durante millones de años.




Postdata

La muerte, el sufrimiento y la enfermedad (incluyendo la infección) son parte de la maldición que vino sobre el mundo que una vez fue perfecto a través de la rebelión de nuestro ancestro original, Adán, en contra de su Hacedor.

En realidad, las bacterias proveen evidencia en contra de la evolución. Las poblaciones de bacterias se multiplican en rangos increíblemente altos. En cuestión de unos pocos años, las bacterias pueden pasar por un gran número de generaciones, equivalentes a millones de años en términos humanos. Por lo tanto, puesto que vemos la mutación y la selección natural ocurriendo todo el tiempo en las poblaciones de bacterias, deberíamos ver tremendas cantidades de verdadera evolución ocurriendo. Sin embargo, las bacterias que tenemos hoy con nosotros son esencialmente las mismas descritas por Robert Koch hace un siglo. De hecho, se han encontrado bacterias fosilizadas en capas de roca, que según los evolucionistas tienen millones de años, y hasta donde podemos decirlo son las mismas bacterias que viven hoy.

El famoso biólogo francés Pièrre Grassé, quien ocupaba la silla de evolución en la Sorbona por muchos años, admitió que las mutaciones en las bacterias simplemente mostraban cambios hacia adelante y hacia atrás alrededor de una media, pero no un efecto en red. En general, decía, 'las mutaciones no producen ninguna clase de evolución.' 6

La próxima vez que lea sobre los súper gérmenes, recuerde que todo lo que se conoce de ellos es consistente con la creación de Génesis de un mundo complejo, originalmente bueno pero arruinado por el pecado.

Referencias y notas

1.    Las clases comunes de bacterias que se vuelven resistentes a muchos tipos diferentes de antibióticos de una sola vez (llamada múltiple resistencia a drogas) son Klebsiella, Neumococo, y Estafilococo. El término 'estaf dorado' se ha convertido en la expresión popular para estos súper bichos, pero es en realidad un término correcto para el tipo más común de estaf, también conocido como S. aureus o S. pyogenes, que es aplicable incluso si el bicho no es múltiplemente resistente.


2.    R. McGuire, 'Eerie: Human Arctic fossils yield resistent bacteria' Medical Tribune Diciembre 29, 1988, pp. 1, 23.


3.    La enzima penicilinaza, producida por algunas bacterias, destruye la penicilina. Si un miembro de una variedad de bacteria que produce una modesta cantidad de esta sustancia heredara un defecto mutacional que dañara o borrara el gen que controla la producción de esta enzima, el organismo invertiría muchos de sus recursos en producir copiosas cantidades de penicilinaza. De es manera, este defecto sería una ventaja en un ambiente que tuviera penicilina, pero sería una desventaja en uno distinto. Una vez más, se da una pérdida. No hay evidencia de que la información compleja que codifica la producción de penicilinaza haya surgido por mutación.


4.    Para un tratamiento más detallado y técnico de la resistencia a los antibióticos, con más referencias, vea también C. Wieland, 'Antibiotic Resistence in Bacteria', CEN Technical Journal 8(1):5: 6, 1994.


5.    Esto por supuesto es un verdadero dilema al que se enfrenta la profesión médica, especialmente cuando se enfrenta con un paciente que demanda antibióticos para una enfermedad, y que probablemente se mejorará sin ellos. Entre más se usen esos antibióticos, menos efectivos se hacen para algunas de estas condiciones que ponen en peligro las vidas.


6.    P-P Grassé, Evolution of Living Organisms, Academic Press, New York, 1977, p. 88.